5636 Propagar el Evangelio....

26 de marzo de 1953: Libro 62

Llevad el Evangelio al mundo.... Mi Palabra debe llevarse a la gente, Mi enseñanza de amor, que he predicado en la tierra y que es la única guía para vuestro estilo de la vida. La gente debe saber de Mi voluntad, para que sean felices a través del cumplimiento de Mí voluntad. Y Mi voluntad se expresa en Mi mandamiento de amor: Ama a Dios sobre todo y a tu prójimo como a ti mismo.... Estos dos mandamientos también incluyen los diez mandamientos de Moisés, que igualmente tienen solo el amor por Mí y por el prójimo como contenido.

Les enseñé a Mis discípulos en la tierra, quienes ahora al cumplir Mi enseñanza, fueron instruidos a través del espíritu en sí mismos cuando Yo ya no caminaba sobre la tierra. entonces Mi enseñanza solo tiene por objeto, que el hombre al cumplir el mandamiento se forma de tal manera que Mi Espíritu pueda obrar en él. Porque entonces la persona alcanza un nivel de cognición que nunca se le puede alcanzar de otra manera que a través del obrar de Mi Espíritu. Las enseñanzas que le son traídos desde fuera deben primero ponerse en práctica, si han de ayudar al hombre a progresar, y solo el amor hace eso.

Por eso lo más necesario para la humanidad es que los mandamientos de amor les son respetados, que se les exhorte a obrar constantemente en el amor al prójimo, porque sólo entonces se tiene lugar la transformación del ser en el hombre y porque sólo entonces el hombre también puede reconocer la verdad, si se le ofrece. Porque al hombre se le debe suministrar un amplio conocimiento, pero éste solo se le puede dar cuando se ha preparado por medio del amor como receptáculo del Espíritu divino. El progreso espiritual solo se puede lograr mediante el cumplimiento de Mis mandamientos.... pero la gente debe saber estos mandamientos....

Y por eso doy a Mis siervos en la tierra la orden de que prediquen Mi Evangelio, de darles conocimiento de Mi Palabra, que Yo Mismo dirijo a la tierra en la forma más pura y comprensible, porque lo que reparto siempre está destinado a ser un pan fuerte y nutritivo para todas las personas en la tierra, para que todas las personas puedan darse un festín con él, pero también debe accesible para ellas. Por lo tanto, lo que suceda para difundir Mi Palabra encontrará Mi bendición y será acreditado a Mi siervo como obra fiel de la viña, porque es extremadamente importante en el tiempo antes del fin....

Probablemente todas las personas conocen la Palabra de Dios porque se les Dios a conocer como parte de su educación o en la iglesia, pero solo la escuchan con sus oídos, no llega al corazón y, por lo tanto, a menudo no tiene éxito. Porque si también es la Palabra de Dios, no tiene ningún efecto en las personas que viven completamente sin amor. Se supone que se les predica el amor, pero las palabras del predicador no tienen fuerza, falta el espíritu que da vida a todo....

El amor solo se enseña con la boca, pero ya no lo practica uno mismo. Pero Mi Palabra que viene de arriba, ha venido de Mi como el amor eterno Mismo y puede golpear el corazón y sacudirlo hasta el fondo.... Porque es Mi fuerza la que toca el corazón de quien se profundiza en Mi Palabra.... Y esta fuerza quiero transmitir a todas las personas a través del suministro de Mi Palabra desde arriba, quiero que la gente despierte a la vida y por eso Me dirijo a ella Yo Mismo, prometiéndoles la vida si solo quieren vivir....

Por eso debéis ser verdaderos heraldos de Mi Palabra para Mí, dejándome hablar a través de vosotros y, por lo tanto, ser siempre herramientas para Mí, a través de las cuales Mi Palabra se lleva al mundo, para que Yo Misma Me pueda dirigirme a las personas a quienes acercáis Mi Palabra. Por tanto no ceséis en vuestra actividad de viñedo, trabajad diligentemente para Mí y Mi reino, llevad Mi Evangelio al mundo, porque los humanos necesitan urgentemente un fuerte alimento para sus almas, una bebida vigorizante.... y vosotros disponéis en abundancia de esto y por eso debéis distribuir lo que habéis recibido por Mi amor, debéis transmitir lo que vosotros mismos hace feliz, debéis contribuir a que la gente despierte de su sueño de muerte, que Yo Mismo resucite en ella cuando Me escucha.... cuando escucha la Palabra a través de vosotros, que solo enseña el amor por Mí y por el prójimo, que solo da la vida....

amén

Traducido por: Hans-Dieter Heise

Este comunicación no se menciona en ninguna folleto temático.

Descargas

Descargar cotizaciones para libro _book
 ePub  
 Kindle  
  Más descargas

Este Comunicación

 descargar como MP3  
Vista de impresión
 Manuscritos