5164 Investigación de la Biblia - Conocimientos intelectuales (Después de la conferencia de los testigos de Jehova)

4 de julio de 1951: Libro 58

Sólo lo que entendéis puede seros útil, y Yo, en verdad, no pediré de vosotros, que acojáis en vosotros un saber incomprensible, porque cosas semejantes desconciertan vuestros pensamientos, pero no ayudan a que madure vuestra alma. Cierto es que Yo os quiero iniciar en la Verdad y descubriros de ese modo un saber espiritual, pero es mejor dejaros sin saberlo, que presentaros una ideología deformada o serviros un alimento indigestible que sería para vosotros a causa de que los mismos maestros no poseen el verdadero conocimiento y de ahí que no tienen la capacidad para enseñar a sus semejantes. El alimento que ellos le sirven, no tiene ninguna fuerza nutritiva, él es más bien apropiado sólo, para reprimir al hombre de una buena comida y de cargar a las almas, dificultándoles por eso el ascenso a la Altura.

Es tan poco, lo que, vosotros hombres, necesitáis saber para ser bienaventurados, y lo que os debe ser llevado en Enseñanzas divinas. Mi Mandamiento de Amor es la Doctrina resumida que os manifiesta Mi Voluntad, y el cumplimiento de Mi Precepto de Amor os aporta luego también el saber que os es conveniente para la obtención de la Vida eterna. Pues el auténtico saber viene como consecuencia de una vida en el amor, el auténtico saber que corresponde a la Verdad, él es la repercusión de una conducta conducida en amor. Y por eso sólo es preciso que se os predique el amor, y entonces recibís la buena comida, el alimento idóneo a vuestras almas. Y esa prédica la comprenderéis bien todos vosotros, ella sólo requiere vuestra voluntad en cumplir lo que Yo pido de vosotros. Sólo pido Yo de vosotros un amor desinteresado, pero no que tratéis de enriqueceros intelectualmente en un saber, el que es sólo bien comprensible, si el corazón es susceptible y solícito para amar.

Comprendedlo vosotros hombres, que semejante saber espiritual llega a ser un auténtico saber mediante una vida de amor y que sin una vida tal no tiene ningún valor ante Mis Ojos, ni tampoco para vosotros mismos. Por lo que si queréis instruir a vuestros semejantes, entonces presentádles delante sólo la Bendición de una auténtica vida de amor, hacedme a Mí conocible como a un Dios del Amor, de la Sabiduría y de la Omnipotencia, para que ellos aprendan a amarme y de ese amor a Mí practiquen también el amor al prójimo. Y si habéis realizado esa obra de estimular a los hombres a que obren constantemente en el amor, entonces sois, en verdad, los mejores maestros, entonces indirectamente les habéis ayudado al saber que les fluye como repercusión del amor, porque entonces se vuelve vivo el espíritu en ellos que los inicia en la Verdad, porque el amor les aporta iluminación del espíritu, el cual le es comprensible ahora a los hombres, lo que de forma intelectual sólo no puede serles aclarado. Pues únicamente el Espíritu da vida al saber, únicamente el Espíritu enseña verdaderamente a los hombres.

Y de este modo podéis contar confiados entre Mis discípulos, los qu recibís de Mí directamente Mi Palabra y los que aceptáis esta Mi Palabra, si Mi receptor os la ofrece. A todos vosotros os enseño Yo, pues Yo sé, quien se orienta correctamente ante Mi Dádiva, Yo sé lo que individualmente necesita cada uno, y Yo sé también, como cada uno individualmente la avalora y aprovecha. Y eso es únicamente lo decisivo, que él recibe. Pues si Yo tengo en cuenta, agraciando a Mis discípulos según su capacidad y voluntad de aceptarlo, podéis sacar de ahí, que una cabeza llena de conocimientos intelectuales no tiene ningún valor más que el de dejarse pasar por iniciado ante los hombres. Pues si él transmite ese saber, no refinará de ese modo ni el corazón del receptor ni llevará tampoco al alma el alimento espiritual. Pues alimento espiritual es solamente el que vigoriza y es eficaz para la subida, el alimento espiritual es el saber que deja que renazca el amor a Mí y al prójimo, y para ello se necesita poco, en verdad, pero el justo saber.

Si creéis ahora que tenéis que investigar a fondo el Libro de los padres, dejaís que esté más activa la inteligencia que el corazón, y el éxito que entonces sea obtenido servirá al alma menos que un saber mundano más, aun cuando él es de origen espiritual. Pues vosotros buscáis, más bien, de aclarar sucesos mundiales y de declararlos conforme a una época, que de penetrar en Mi Plan de Salvación eterno, el que, sin embargo, tiene por objeto sólo vuestro restablecimiento espiritual.

Lo que vosotros obtenéis en saber del Libro de los padres, es muy poco apropiado para ese restablecimiento, pero el amor sí es siempre el único medio de restablecimiento, y este puede ser practicado también sin tales conocimientos, y él tiene que ser anteriormente practicado, antes que el hombre pueda hablar de un verdadero saber y de una ideología verdadera espiritual. Digno de elogio es por cierto el afán, con el que creen en servirme, pero ese afán es bueno, si se expresa en el amor al prójimo, porque sólo entonces puede realizarse el Renacimiento del Espíritu, el que únicamente os hace pasar a la Verdad en todo.

Todo lo que por Mí se ha hecho, lo reconozco Yo, no obstante, como amor a Mí, pero ese amor está puesto primero bajo prueba, si él va dirigido también al prójimo, y esta enseñanza que se extienda en todas partes como el más importante Evangelio, pues de él depende toda clase de conocimiento espiritual, la madurez del alma y también la Vida eterna, mas no de un saber sobre sucesos históricos o de la interpretación de Mi Palabra en un sentido que no es inteligible. Sólo el cumplimiento de Mi Voluntad os conduce a vosotros hombres a la meta, y es Mi Voluntad y permanece siendo el que sea cumplido Mi Mandamiento del amor a Dios y del prójimo por una vida en el amor.

Amén

Traducido por: Pilar Coors

Este comunicación no se menciona en ninguna folleto temático.

Descargas

Descargar cotizaciones para libro _book
 ePub  
 Kindle  
  Más descargas

Este Comunicación

 descargar como MP3  
Vista de impresión
 Manuscritos