3806 Dios Mismo viene la gente en la Palabra...

20 de junio de 1946: Libro 48

Él que habita entre vosotros en espíritu, a Éste escuchad cuando os habla. Él se da a conocer a vosotros de una manera que vosotros probablemente seríais capaces de reconocerlo, si sois creyentes, porque Sus Palabras de amor no suenan diferentes de las Palabras que Él Mismo pronunció en la tierra en el caparazón del hombre Jesús. Es la misma enseñanza que ahora se os imparte a través de Su obra aparente por boca humana; Hace uso de un caparazón humano para hablaros a través de este y acercaos la siempre y eternamente constante enseñanza.

Y Su Palabra es verdaderamente reconocible como origen divino, porque sólo enseña el amor, que sólo representan los seres dirigidos divinamente, porque el amor es la irradiación directa de Dios, y atrae hacia sí lo que también está en el amor. Y así, si una enseñanza tiene el mandamiento de amor como contenido, si quiere educar a las personas en el amor, también emana de Aquel, que es el amor eterno Mismo... Pero si esta enseñanza de amor se transmite a las personas de una manera, que la fuerza espiritual es reconocible, que la transmisión tiene lugar en un camino espiritual , Dios Mismo debe ser reconocido incondicionalmente como la fuente donde la fuerza tiene su origen, y la fe en esto también debe aumentar la efectividad de lo que se origina en Dios.

Recibid Su Palabra como Palabra de Dios, y de ella sacaréis bendiciones inesperadas, porque entonces os fortalece terrenal y espiritualmente, porque conscientemente recibís la irradiación divina del amor. Él Mismo está con vosotros en la Palabra... considerad esto en vuestros corazones y entregaos completamente a Su Obra de gracia... Él Mismo os enseña. Él os enseña de Su voluntad, de vuestro destino, Él os muestra el camino correcta, Él os da promesas y os anima a vivir para que se cumplan las promesas que hizo; Él os atrae hacia Él con cada Palabra, Él corteja por vuestro amor y, por lo tanto, está constantemente tratando de guiaros hacia Su reino para haceros feliz para siempre.

Él está activo obviamente entre los Suyos, pero para poder reconocerle debéis creer en Su amor, sabiduría y omnipotencia... en Él Mismo, que existe y que vosotros sois Sus criaturas que nunca podrán separarse de Él... entonces también podréis evaluar el don de gracia en su valor, en cuanto esto sea posible en la tierra... y Su Palabra surtirá efecto en vosotros, os despertará a la vida que nunca podréis perder y, por tanto, seréis bendecidos eternamente...

Amén

Traducido por: Hans-Dieter Heise

Este comunicación no se menciona en ninguna folleto temático.

Descargas

Descargar cotizaciones para libro _book
 ePub  
 Kindle  
  Más descargas

Este Comunicación

 descargar como MP3  
Vista de impresión
 Manuscritos