5059 Derramamiento del Espíritu....

10 de febrero de 1951: Libro 57

Quiero obrar en vosotros y desarrollar Mi amor y fuerza en vosotros, quiero poneros en un estado en el que podáis sentir Mi presencia y seáis felices.... Yo Mismo quiero obrar en vosotros, es decir, Mi fuerza debe daros vida, debe darle la vida a vuestra alma, porque sin Mi obrar en vosotros está muerta, aunque la persona viva. Quiero despertar el alma a la vida, y como no puede vivir sin Mí, Yo Mismo tengo que poder estar en vosotros, lo que tiene como consecuencia Mi obrar en vosotros.

Pero Yo Mismo soy Espíritu y, por lo tanto, solo puedo estar con vosotros en el Espíritu. No es necesario que Me experimentáis de una manera corporalmente visible y, sin embargo, puedo haberme aposentado en vosotros y daros la vida a través de Mi obrar. Y entonces también podéis hablar de Mi presencia con convicción, porque disponéis de una prueba obvia de ello: la iluminación interior a través de Mi Espíritu.... Estáis madurando en el reconocimiento, obtenéis un conocimiento que nunca os puede ser proporcionado por un hombre, o sea, que el mismo proceso ya ha tenido lugar en él, y entonces os transmite el conocimiento adquirido de esta manera.

Mi Espíritu, por tanto, os despierta a la vida, pero Mi Espíritu es eternamente inseparable de Mí y, en consecuencia, quien ha sido iluminado de Mi Espíritu debe haber recibido la luz de Mi Mismo, debe haber permitido Mi obrar en él, que a su vez solo es posible cuando el amor reside en el hombre en él quiero obrar Yo Mismo a través de Mi Espíritu. Sin amor, el espíritu que sale de Mí no puede expresarse, sin amor, la voz divina en el hombre se calla, y sin amor tampoco hay comprensión de lo que a un hombre es transmitido de un semejante despertado espiritualmente. Porque Mi Espíritu es un fuego de amor increíble, lleno de fuerza y efecto, pero solo cuando está en su elemento, cuando despierta en un corazón, que es capaz y dispuesto a amar, de lo contrario el Espíritu se retira y se cierra completamente a todo lo impío en una persona.

Entonces, cuando se habla del derramamiento del Espíritu, esto siempre significa la unión más íntima Conmigo, para que Mi obrar en el hombre pueda tener lugar, que entonces Yo Mismo Me ocupo de la persona y produzco su conocimiento, para que lo convierto en una persona conocedora que se mueva en plena verdad, que ahora está cubriendo a propósito su camino terrenal con la mirada puesta hacia arriba, que se aleja del mundo y se esfuerza por el reino espiritual, porque se estaba iluminando en él y reconoció el reino espiritual como su verdadero hogar, a lo que ahora se esfuerza con toda fuerza....

Se vuelve vivo en su querer, pensar y actuar.... Trabaja conscientemente sobre sí mismo para formarse de tal manera que pueda unirse constantemente Conmigo porque Mi obrar en él le hace feliz y ahora ya no quiere separarse de Mí. Mi obrar en él, por tanto, es obviamente cuando el hombre se esfuerza hacia arriba; entonces ya no Me ofrece ninguna resistencia y Me lleva en su corazón, y entonces él será impregnado de Mi amor y fuerza y se encuentra en el reconocimiento y la oscuridad espiritual ha desaparecido de él para siempre....

Amén

Traducido por: Hans-Dieter Heise

Este comunicación no se menciona en ninguna folleto temático.

Descargas

Descargar cotizaciones para libro _book
 ePub  
 Kindle  
  Más descargas

Este Comunicación

 descargar como MP3  
Vista de impresión
 Manuscritos