3136 Transmitir la verdad a través de un mediador....

28 de mayo de 1944: Libro 41

La necesidad en la tierra es grande, porque prevalecen las mentiras y los errores, y si los hombres no deben ir hacia la perdición, deben ser introducidos en la verdad, porque la verdad sola puede ayudarles a ascender nuevamente. Sin embargo, intelectualmente, los hombres ya no pueden reconocer la verdad, porque debido a su forma de vida incorrecta carecen de la capacidad para hacerlo, no saben distinguir la mentira y el error. No tienen discernimiento, por lo que cualquier prueba no tiene éxito siempre y cuando la hagan intelectualmente. Pero la pura verdad es absolutamente necesaria para cambiar la condición actual en la tierra, para remediar la angustia espiritual y la terrenal y para acercar a los humanos a Dios nuevamente.

Y por eso Dios tiene misericordia de ellos, y Su amor busca ayudarlos. Él ignora la depravación de la humanidad y guía la verdad a la tierra, aunque la gente no la desee y, por lo tanto, son incapaces de recibirla.... Hace uso de un mediador, una persona que se Le ha acercado a Él por su propia voluntad y humildemente Le pide la iluminación del espíritu.... una persona que lleva en sí el deseo de la verdad y, por tanto, es apto como instrumento de Dios para recibirla, quien a través de la actividad de amor pone su alma en un estado en el que puede captar qué verdad está recibiendo ahora. Dios mismo ahora habla a la humanidad a través de la boca del hombre....

Es Su Palabra que media a los hombres al derramar Su Espíritu sobre un niño terrenal dispuesto que está listo para servirle y que quiere ayudar a sus semejantes.... A través de esto guía la pura verdad a la tierra para suprimir la mentira y el error y así remediar la depresión espiritual, que trae dificultades y miseria espiritual y terrenal a los hombres. Pero si los hombres aceptan esta verdad que se les es presentado con amor, si abandonan la mentira y el error por ella y caminan en el resplandor del espíritu depende completamente de su voluntad. No están obligados, sino que pueden decidir por sí mismos, pero el amor de Dios les acerca la verdad pura para que la decisión les resulte fácil cuando sopesen seriamente la primara con la mentira y el error.

Sólo es necesaria la voluntad de la verdad que ahora también se le puede transmitir al hombre, porque entonces él también la reconocerá como verdad. Pero si falta esta voluntad, entonces la verdad se desvanece a los oídos de los hombres completamente sin impresión, y entonces la última posibilidad de un rescate no ha sido aprovechada. La humanidad persiste en la falsedad y nunca podrá recorrer el camino hacia las alturas, porque el error y la mentira obstruyen este camino; El error y la mentira no conducen a Dios, sino a Su oponente; El error y la mentira significan oscuridad espiritual, una completa ruptura espiritual y el hundimiento de las almas. El Espíritu de Dios ya no puede ser activo en las almas que han caído presas del error y la mentira, por lo que se encuentran en la más profunda ignorancia y continúan alejándose de Dios.

La verdad de Dios, que se les ofrece a través de un mediador, es la última posibilidad de salvación para las almas; pero si esto se ignora, entonces Dios retira Su amor por completo de los hombres y los deja a su destino elegido por ellos mismos. A cada uno le da lo suyo, es decir, lo que desea el alma. Y así el error y la mentira, la más profunda ignorancia y, por lo tanto, un estado sin luz del alma, del cual difícilmente puede librarse nuevamente, y este estado realmente no es envidiable cuando el alma pasa al más allá....

Las almas se encuentran en una situación terrible, que sólo puede remediarse a través de la verdad, pero que ya no se les ofrece tan fácilmente como en la tierra, donde siempre y siempre es llevado a las personas que sólo tienen el más mínimo deseo por ella. Sin la verdad no hay ascensión, ni luz, ni bienaventuranza; porque la Verdad es Dios, la verdad procede de Dios y lleva a los hombres de regreso a Dios; y quien huye de la verdad nunca jamás se acercará a Dios, y no se le concederá la luz de la vida eterna.... La miseria espiritual no se desviará de los que escapan de la verdad, porque sin la verdad nadie puede llegar a la bienaventuranza....

Amén

Traducido por: Hans-Dieter Heise

Este comunicación no se menciona en ninguna folleto temático.

Descargas

Descargar cotizaciones para libro _book
 ePub  
 Kindle  
  Más descargas

Este Comunicación

 descargar como MP3  
Vista de impresión
 Manuscritos