0850 La pasión sensual.... Procreación.... Propósito....

5 de abril de 1939: Libro 17

A lo que la gente se resiste más es la aceptación de las enseñanzas de un estilo de vida con valores morales, lo que significa una renuncia a cualquier satisfacción de los sentidos corporales que no tenga la voluntad de despertar una nueva vida como requisito previo.

Es este impulso el que está tan fuertemente desarrollado para poder probar la mayor voluntad de resistencia, pero muy pocas personas luchan contra este deseo de carne.

Se rinden al impulso físico y se esfuerzan por la satisfacción constante y, por lo tanto, causan mucho daño a sus almas, porque ya no pueden hacer ejercicio puramente mental donde la voluntad de superar este deseo está tan debilitada.

El proceso más natural en la regeneración del hombre está conectado con un bienestar corporal por el creador divino con la más sabia visión, para inducirlo una y otra vez a la generación, para poder dar la oportunidad a las almas que esperan ansiosamente a empezar su existencia en la tierra. Este es el único propósito de la unión del hombre y la mujer y cada pasión sensual debe ser cuidadosamente considerado y controlado mediante estricta moderación y auto mortificación en la medida de lo posible. En cambio, uno trata de escapar de la mayor tarea terrenal y se entrega sin reservas solo a los deseos carnales, para que pronto se conviertan en la principal fuerza impulsora de la vida y, por lo tanto, creen un obstáculo insuperable para el alma que no le permite llegar a la cima. Este deseo del cuerpo lo sujeta a la tierra y no puede balancearse hacia arriba por su propia fuerza, se hunde una y otra vez y tiene que luchar inconmensurablemente por las ganas del cuerpo para satisfacer sus deseos.

Los órganos humanos no necesariamente necesitan que los deseos sean cumplidos, porque el ser humano muy bien educarse para abstenerse y vencer sus deseos, porque cuanto más se cumple, más se le exige y en la misma medida se le debe domesticar, si la voluntad es fuerte y la persona es consciente del daño que está haciendo al alma si el cuerpo está completamente satisfecho.

Pero los hombres no quieren aceptar tales cosas y tampoco quieren imponerse ninguna restricción y, por lo tanto, se enfrentan a sus propias almas para no dejar que el cuerpo pase hambre.... Y el propósito real de su cuerpo, de crear hombres nuevamente, lo ignoran por completo, lo que no solo causa daño a uno mismo, sino al mismo tiempo a las almas que quieren encarnar, negando la entrada al cuerpo humano, evitando así el renacimiento....

Amén

Traducido por: Hans-Dieter Heise

Este comunicación no se menciona en ninguna folleto temático.

Descargas

Descargar cotizaciones para libro _book
 ePub  
 Kindle  
  Más descargas

Este Comunicación

 descargar como MP3  
Vista de impresión
 Manuscritos