0798 Fuerzas desde abajo....

6 de marzo de 1939: Libro 16

Mi amor os busca a menudo y tu estableces contacto Conmigo. Quiero mantenerte lejos alejado del camino tradicional de aquellos que quieren explorarme, que pronto se pierden en cavilaciones excesivas y luego ya no están a la altura de las exigencias de la vida.

He aquí, la humanidad se está alejando de Mí y, por lo tanto, necesito hijos de la tierra dispuestos que se entreguen completamente a Mí, que deben llevar a cabo una misión destinada a contrarrestar al ajetreo y bullicio de la humanidad. Lo que se descuida por un lado, llamarme en toda tribulación, en las dudas de la fe y en las preguntas angustiosas, debe ser hecho con mayor afán por parte de estos hijos terrenales.... tienen que buscarme siempre y en todas partes, consúltame, toma fuerza de Mí y sin dudar encomiéndame cada paso....

Y siempre estaré dispuesto, dejarme encontrar y repartir fuerza en exceso. Porque esta es la única forma en que puedo tener un efecto visible en la tierra nuevamente, cuando Mis hijos siempre se esfuerzan por hacer lo que pongo en sus corazones, por así decirlo. Cualquiera que deje todas las preguntas en Mis manos para que las responda, que Me escucha y acepta Mis advertencias como deben ser.... Quien Me sigue voluntariamente también es consciente en su tarea terrenal y, por lo tanto, apto para ser Mi ayudante. Recibirás las enseñanzas de lo alto sin interrupción, y el vínculo correcto Conmigo también te las asegurará en el futuro....

Sólo es posible recibir la enseñanza pura de Dios que se deshace de toda duda, porque es su fe la que le permite reconocer correctamente la verdad. y por lo tanto, las fuerzas espirituales siempre eligen la forma apropiada al estado de fe, es decir, un niño terrenal que permanece en una fe profunda también será guiado al conocimiento más profundo, pero por otro lado, la persona que duda se le ofrecerá la enseñanza de tal manera que fácilmente puede volver a provocar dudas por el solo hecho de reconocer la necesidad de una fe fuerte y luchar por ella con todo celo.

Cualquiera que crea recibirá enseñanzas espirituales ilimitadas, que volverá a aceptar sin dudarlo. Pero cada pensamiento de duda también debilita la capacidad de recepción y, por lo tanto, es considerablemente más difícil absorber enseñanzas espirituales profundas, y la instrucción del niño terrenal solo progresa lentamente.

Cuando consideras todo esto, también encontrarás comprensible el estado de ánimo insatisfecho al que a veces sucumbes. El alma que reconoce se defiende de todo lo que le estorba y desea inmediatamente el alimento espiritual, y el amor del divino Salvador se lo concede continuamente. Y así recibe:

Desde abajo, es decir, desde el reino del poder hostil a Dios. Comprensiblemente, nunca puede expresarse una fuerza que señale visible y constantemente a Dios; por lo que los esfuerzos de estas regiones serán siempre para mantener a los seres en apostasía, o tratar por todos los medios de alejarlos de la eterna Deidad. Suponiendo que este poder obra desde abajo, las escrituras recibidas son ya prueba en sí mismas de que son de origen divino, porque todo lo que evidentemente se dirige hacia arriba debe venir también de allí.... como, viceversa, la obra de las fuerzas apartadas de Dios puede ser reconocida a través de tales enseñanzas que quieren contradecir completamente la enseñanza divina.

De modo que el éxito de las enseñanzas recibidas debe corresponder también a estas; todo el cambio de personalidad debe estar en armonía con el bien espiritual que se imparte al niño terrenal. Y esto debe fortalecer la fe y también desterrar cualquier duda del corazón. El ser humano ciertamente es débil y muy a menudo sucumbe a las tentaciones del mal, donde tendría que resistir a través de la cantidad extraordinariamente grande de las pruebas del amor divino .... pero luego tiene que luchar duro y por lo tanto tiene que expiar su inconstancia y fe débil.... Y de nuevo es sólo la oración que le permite vencer.

Sin la ayuda divina el hombre no puede liberarse del estado de temor y duda, sólo la gracia del Señor, pedida en la oración, da al niño terrenal fuerzas renovadas, y entonces trabaja con doble celo por la liberación del espíritu del estado indigno, del cautiverio del adversario, que a menudo trata de sacudir la fuerza de fe de las personas con medios aparentemente inofensivos y, a veces, lo logra a pesar de la mejor voluntad y el reconocimiento evidente de Dios vivo....

Pero si incluso el espíritu está dispuesto, el cuerpo humano es débil, y reconociendo esto, el adversario aprovecha todas la oportunidades para encender la duda en el corazón humano y así hacerlo dócil a su influencia.

Por lo tanto, es de especial importancia para el hombre tratar de vencer la duda ....que se esfuerce por fortalecer la fe, y pedir esto al Padre de toda corazón, y sólo entonces podrá resistir las tentaciones del adversario y no caer jamás en las tentaciones, se hará fuerte en espíritu y el adversario ya no tendrá poder sobre él....

amén

Traducido por: Hans-Dieter Heise

Este comunicación no se menciona en ninguna folleto temático.

Descargas

Descargar cotizaciones para libro _book


  Más descargas

Este Comunicación
Escuchar
descargar como MP3
Vista de impresión