0193 Enemigos de la humanidad... Lucha... “La victoria es vuestra...”

21 de noviembre de 1937: Libro 5/6

Haced sacrificios al Señor y Él los recompensará mil veces... incontables enemigos de las enseñanzas espirituales se esconden entre la gente... Nada es sagrado para ellos que esté más allá del conocimiento y la capacidad humanos, y quieren destruir toda la lucha por bienes espirituales entre los hombres. Y donde les es posible, enseñan que toda vida y toda existencia para el hombre se extinguen con su muerte corporal. Y como resultado le roban toda creencia... impiden cualquier actitud espiritual hacia un ser superior... destruyen la creencia en un más allá, en una justificación... en general todo lo que es el verdadero significado y propósito del corto tiempo, en lo cual el ser humano tiene la gracia de estar encarnado en la tierra.

Con tales actitudes, que rechazan todo lo divino, el hombre aún logra menos en la vida que nada... porque no sólo ha pasado su vida completamente inútil para él... sino que también ha caído en el poder de las tinieblas, que lo arrastra cada vez más hacia la perdición... Hay que declarar la lucha contra estos enemigos de la humanidad con toda voluntad y cono todos los medios ahora y en todo momento.

Solo considerad cómo estos tienen en sus manos la prosperidad y la aflicción del alma humana... Donde no hay un impulso propio para escapar de este poder, las cosas son malas para la humanidad. Porque ella nunca podrá distinguir entre el bien y el mal, reconocerá y aprobará imparcialmente lo que estos representantes del adversario quieren hacer aceptable a la gente en bellos discursos... y no quedará nada de todo esto, que un pueblo que anda en el error, rechazando a Dios y Sus enseñanzas. Y además este también se dividirá en muchos partidos. Y habrá andar a tientas y vagando en la oscuridad por todos lados...

La gente trata de destruir lo que Dios enseño y lo que cristo dio a la gente en la tierra y se lo repite falsamente y distorsionado... pero vosotros, Sus fieles, no debéis dejar que se desperdicie este bien supremo, debéis obrar en amor y unidad... que se conserve la conexión de las personas con Dios a través de esto y a través de la oración también la garantía de que el Señor y Salvador ayudará a todo aquel en el momento oportuno que se aferre a Él. Atrás quedan muchas almas que reconocen a Dios como su Señor y Creador, y fortalecer la fe de estas almas y darles la gracia divina es vuestro trabajo en la tierra.

Sin embargo, duras luchas precederán a vuestro obrar, porque donde se ataca la enseñanza de Cristo, allí también se tomarán medidas contra aquellos que profesan esta enseñanza y luchan por Jesucristo... y para estar preparadas para estas luchas, vosotros todavía tendréis que pedir mucha gracia y fuerza al Padre celestial... pero el salvador Mismo os ayudará y “la victoria es vuestra”, dice el Señor, porque Él bendice a todos los que proclaman Su Palabra, y los conduce a la victoria...

Amén

Traducido por: Hans-Dieter Heise

Este comunicación no se menciona en ninguna folleto temático.

Descargas

Descargar cotizaciones para libro _book
 ePub  
 Kindle  
  Más descargas

Este Comunicación

 descargar como MP3  
Vista de impresión
 Manuscritos