6155 No existe una condenación eterna....

5 de enero de 1955: Libro 66

No existe una separación con Dios que es para siempre, no hay ninguna condenación eterna, ninguna muerte eterna.... Porque el amor inmenso divino lo elimina, lo cual acepta a cualquier ser, tiene misericordia con cada ser, aunque ha caído muy profundamente, y que no dejará a Su adversario para siempre lo que fue creado del amor. Pero hay separación de Dios por tiempos eternos, pero nunca fue la voluntad de Dios, sino la voluntad del propio ser.... entonces no se puede hablar de una condenación por parte de Dios. Si el ser se encuentra en una distancia muy grande a Dios es por su propia culpa, su propia voluntad, y puede disminuir en cualquier momento esa separación, puede volver en cualquier momento hacia Dios, porque Dios le ofrece cualquier ayuda, mientras el ser mismo sólo quiere volver hacia Dios por su voluntad.... El estado infeliz se lo crea el ser por sí mismo, y el estado infeliz consiste en la falta de luz y fuerza, más alejado se encuentra el ser de Dios, porque rechaza el amor divino, lo cual contiene luz y fuerza para el ser.... Pero el amor de Dios se esfuerza continuamente para llamar de vuelta a la vida al ser muerto por falta de fuerza.... el amor divino siempre está preparado para transmitir al ser fuerza y luz, pero siempre bajo el seguimiento del orden eterno, la ley que está establecida con Su perfección.... Y por esta razón el plazo del alejamiento a Dios para el ser puede durar eternidades.... el término “eternidad” no está incorrecto del total, solo se entiende que no es un estado que no termine “jamás”. Para el ser que se ha separado de Dios existe siempre la oportunidad de poner fin a su estado infeliz, porque nunca se encuentra solo del todo, sino es perseguido siempre por Dios con Su amor.... Siempre se le ofrecen posibilidades de salvación, y siempre depende de su voluntad libre aprovecharlas.... Porque el amor divino es ilimitado, no es rencoroso, siempre está preparado para salvar, dar felicidad y bendición, porque siempre se trata de Sus criaturas, las cuales fueron llamados ataño a la vida por Su fuerza de amor.... y que Él nunca le deja atrás jamás, aunque pasen tiempos eternos.... Pero es imposible devolver a un ser una vida llena de luz y fuerza que se cierra el mismo contra la fuente del origen de luz y fuerza.... La voluntad libre es la señal de todo lo divino, y apagar a la voluntad libre significa quitar la deidad al ser.... dejarlo imperfecto para siempre y con esto eternamente infeliz.... pero no hay una infelicidad que fuese voluntad de “Dios”.... Dios quiere crear a Sus criaturas felicidad eterna, y por esto Él les deja a su voluntad libre, a consecuencia el ser puede determinar por sí mismo sí y cuanto tiempo se mantiene alejado a Dios o sí pide por el amor de Dios y Su presencia.... Pero ningún ser se queda para siempre expulsado por Dios, porque Su amor es tan fuerte que todo volverá un día hacia Él lo que salió hace mucho de Él....

amén

Traducido por: Bea Gato

Este comunicación se menciona en el siguiente folleto temático:
Folleto temático Título Descargas
116 La rectificación de un malentendido sobre la perdición eterna ePub   PDF   Kindle  

Descargas

Descargar cotizaciones para libro _book
 ePub  
 Kindle  
  Más descargas

Este Comunicación

 descargar como MP3  
Vista de impresión
 Manuscritos