5593 Dios no condena.... pero quiere redimir....

2 de febrero de 1953: Libro 61

No soy Yo, Quien condena a los hombres y empujo a las almas a la oscuridad, sino ellos mismos se esfuerzan por llegar a la profundidad, ellos mismos pronuncian el veredicto a través de su estilo de vida, que es tal que el príncipe de las tinieblas puede tomar posesión de ellos y derribándolos a su territorio.

Soy un Dios de amor, y todas estas almas Me dan pena porque Mi principio es hacer feliz todo lo que emanó una vez de Mí. Veo su miseria y su estado lamentable y quiero ayudarlos a todos; pero mientras se alejan de Mí, mientras no estén dispuestos a ser ayudados por Mí, Mi oponente los mantiene firmemente en su poder, porque su voluntad le da el derecho de hacerlo, así como la voluntad contraria Me daría el derecho a Mi de ayudarlos a subir a las alturas.

No culpo a nadie por el pecado, aunque Yo, como un Dios de la justicia, debo exigir una compensación, una expiación. Pero Mi amor misericordia les ha dado a todos los pecadores la oportunidad de deshacerse de su culpa, Mi amor misericordia asumió la culpa de todos y pagó el rescate por la muerte de sacrificio en la cruz....

Y, sin embargo, cada alma es libre de usarlo porque le he dado un libre albedrio que Yo nunca tocaré.

Pero es el libre albedrio que lo, si se dirige incorrectamente, lo sumerge en la condenación, en un estado que es tan dolorosa que es como la mazmorra más terrible, y de que ella cree haber sido impuesto por Mí y, por lo tanto, Me ve como un Dios vengador y castigador que la ha arrojado a la oscuridad....

El alma crea su propio destino, porque lo que es y donde está es un estado buscado en el libre albedrio, que también se puede cambiar por voluntad propia, pero que también se mejora de inmediato si el alma dirige sus pensamientos a Mi. Mi amor se apodera de cada alma y la ayuda a la altura si quiere luchar por la altura, es decir, por Mi. Bien que soy un Dios de la justicia, pero lo que pido a cambio como compensación por la culpa del pecado de la antigua rebelión en mi contra, es solamente el reconocimiento de Mi Obra Redentora, es decir, el reconocimiento de Jesucristo como Redentor del mundo e Hijo de Dios....

Así como lo espiritual una vez se apartó de Mí y cayó, así debería volverse otra vez en Jesucristo para ascender a la altura.... Solo pido reconocimiento de Su divinidad porque entonces seré reconocido Yo Mismo, a Quien encarné Yo Mismo en el hombre de Jesús en la tierra, para que sea más fácil para los hombres, de los espíritus que una vez se alejaron de Mí, compensar el pecado anterior....

Los hombres se encuentran lejos de Dios, los hombres son lo espiritual que se alejó de Mi por propia voluntad; no era Yo quien ha condenado este espiritual, sino que se dirigió en el libre albedrio hacia la profundidad desde la que quiero subirlos de nuevo, pero no puedo moverlos de nuevo a otra esfera en contra de su libre albedrio.

Era, soy y seré eternamente el Dios de amor, e incluso Mi justicia es superada por Mi amor misericordioso, que ha buscado un camino para hacer lo suficiente a la justicia, y aún así ayudar a las criaturas para que podían acercarse a Él nuevamente, si tenían la voluntad para hacerlo.

Y Mi amor siempre se esforzará por redimir de lo profundo las almas que se han perdido a sí mismos; Mi amor siempre extenderá eternamente su mano ayudante, que solo necesita ser tomada para poder escapar de la profundidad, porque no soy un Dios castigador, ni un Dios que condena, sino un Dios de amor y de misericordia, Que solo quiere hacer feliz lo que una vez salió de Su mano....

Amén

Traducido por: Hans-Dieter Heise

Este comunicación no se menciona en ninguna folleto temático.

Descargas

Descargar cotizaciones para libro _book
 ePub  
 Kindle  
  Más descargas

Este Comunicación

 descargar como MP3  
Vista de impresión
 Manuscritos