5726 Una fe profunda. Imitación de Jesús

18 de julio de 1953: Libro 62

Seguidme a Mí, y vais a tener una fe férrea. Pero la fe no puede llegar a ser viva en el hombre antes de que este lleve una vida en amor... antes de que vaya por el mismo camino por el que Yo mismo he ido en la Tierra: el camino del amor altruista - del amor al prójimo.

Consta que también podéis obtener una fe a base de vuestro juicio, es decir, mediante deducciones lógicas podéis obtener la íntima convicción de Mí como Creador y Sustentador, y también de Aquel que por vuestra causa permitió que le crucificaran. Entonces también creéis, pero semejante fe os sirve para poca cosa; pues no es más que una constatación de hechos que, por supuesto, tampoco pueden ser comprobados, pero al menos os disipa vuestras dudas.

¿Pero qué es una fe viva? Es una fe animada cuya vida está confirmada y comprobada tras efectos extraordinarios... una fe que se siente capaz de muchas cosas extraordinarias, firmemente consciente de que con mi Apoyo las puede realizar... Una fe viva confirma su fuerza, pues sin la menor duda da mi Ayuda por hecho. Mediante tal fe el hombre puede lograr cosas que son consideradas como milagros, y aun así no son sino efectos de una fe viva.

De modo que tal fe sólo se puede obtener mediante una vida en un amor al prójimo, un amor altruista conforme mi ejemplo en la Tierra, porque el amor realiza todo. El que vive en el amor recibe mucha fuerza de Mí - tanta que le produce muchos deseos que surta efecto. Además, por su actividad en el amor siente también mi cercanía - una consciencia que le hace realizar todo lo que el corazón le insinúa.

Amor y fe son inseparables. Por eso ante todo hay que predicar a los hombres el Amor para que lleguen a esta fe viva, porque la fe a base de vuestro juicio no sustituye la fe viva, pues fallará nada más que el hombre se vea en aflicción... se encogerá y, en el verdadero sentido de la palabra, el hombre se quedará corto de fe - tal vez incluso abandonará la fe porque a esta falta la fuerza del amor...

Luchar por una fe firme y procurar a lograrla significa actuar cada vez más en el amor, el dominio de sí mismo, y la transformación del amor propio en amor al prójimo. Esto requiere una lucha contra toda clase de ansias, pero es una lucha que aporta una gran recompensa; porque aquel que se encuentra en una fe viva no conoce el miedo, la preocupación, ni tiene dudas. Pues se siente amparado en Mí - en Aquel en que tiene fe. Ya no se siente solo sino anda cada paso junto conmigo - con Aquel que vive en él y que todo realiza con él.

Aquel que está en la fe viva es vencedor sobre la vida y la muerte, porque la fuerza que viene de Dios está a su disposición... él está unido tan íntimamente conmigo que siempre se sirve de mi fuerza y lleva todo a cabo, pues tiene fe...

Amén.

Traducido por: Meinhard Füssel

Este comunicación se menciona en el siguiente folleto temático:
Folleto temático Título Descargas
70/1 El regreso a Dios 1 ePub   PDF   Kindle  

Descargas

Descargar cotizaciones para libro _book
 ePub  
 Kindle  
  Más descargas

Este Comunicación

 descargar como MP3  
Vista de impresión
 Manuscritos