5699 “Dios le insufló un alma viviente...”

16 de junio de 1953: Libro 62

En Mi plan de salvación desde la eternidad está previsto la deificación de vuestras almas, que alguna vez fueron seres divinos y perfectos, pero en el libre albedrío abandonaron esta perfección... Vosotros los humanos debéis saber que Yo no os expuse tan imperfectos de Mí como lo sois ahora, que bien creé la forma humana, pero el alma, que vivifica esta forma humana, ya ha necesitado un tiempo infinitamente largo para cambiar su estado completamente incorrecto, producido voluntariamente, hasta tal punto que ahora podía habitar en la forma humana para volver a lograr la deificación.

Vosotros humanos debéis creer que Yo no os creé imperfectamente para ahora exigiros como seres humanos que os perfeccionéis... porque absolutamente nada imperfecto puede surgir de Mí... Si tenéis este conocimiento por el momento, entonces si también miráis vuestra existencia terrenal de manera diferente... Reconocéis que no es un fin en sí mismo sino un medio para un fin... Pero mientras carecéis de este conocimiento, creéis que tenéis derecho a usar la vida terrenal solo para mejorar vuestro bienestar físico... vosotros creéis que solo se os permite usar vuestra fuerza viral físicamente, incluso si se esfuerza para que cada individuo se desarrolle éticamente para lograr una raza humana mejor... pero todavía no comprendéis la tarea espiritual de cada individuo...

El hombre mismo no es el objetivo final, la existencia como persona es solo la última oportunidad en esta tierra para poder alcanzar el objetivo más elevado. Y la doctrina de que “creé al hombre para que Me amará, Me sirviera para a través de esto llegar al cielo”, solo se justifica cuando la existencia humana se ve como una etapa limitada para el alma que alguna vez se volvió imperfecto, de lo contrario, se sacan conclusiones equivocadas de esta doctrina, así como esta de que algo “imperfecto”... como el alma... le fue agregado por Mí en el nacimiento del hombre, es decir, algo imperfecto fue creado por ...

Esto confunde tanto la imagen de Mi ser, que es más perfecta, como el tren de pensamiento de las personas que no comprenden su tarea real en la tierra y, por lo tanto, estarán cada vez más orientadas hacia el mundo porque se les ha desarrollado una imagen incorrecta.

Es cierto que a través del amor por Mí y el servicio desinteresado el hombre podría llegar al reconocimiento correcto y luego también a la dicha... pero el amor no podría encenderse a un ser que usa su poder creativo para el surgimiento de creaciones imperfectas; y también para el servicio desinteresado faltaría la razón justa, si vosotros los hombres no sabéis sobre la apostasía anterior de lo perfecto de Mí, que consistía en el hecho de que querría gobernar con arrogancia... y así rechazando el principio del amor...

La imperfección fue creada por los seres mismos... pero que no hay duda de que vosotros sois imperfectos como seres humanos, por lo que primero tenéis que tratar de sondear la causa de vuestra imperfección, pero no quedaros satisfechos con la explicación de que Yo os creó así, como ahora estáis caminando sobre la tierra... Pero lo último lo representan todos, los que representan el acto de la creación del hombre de tal manera, que también al mismo tiempo un “alma” es creada por Mi para este hombre... lo que ellos intentan creer justificar con las palabras: “Dios le insufló un alma viviente...”

Carecen del conocimiento de que esta alma viviente es un espíritu primordial que una vez cayo... pero que cada persona podría ganar si solo quisiera hacerse seriamente la pregunta sobre el significado y el propósito de la vida terrenal. Y una herejía también podría provocar que las personas hicieron preguntas, siempre y cuando solo tuvieran la voluntad de obtener una aclaración... Y especialmente los maestros, que se supone que deben guiar a las personas, tendrían que proporcionar una aclaración por sí mismos de antemano, que la reciben en cualquier momento, si solo se dirigiesen a Mí Mismo, cuando hay ligeras dudas, que todo el mundo siente surgir en sí mismo al pensar, déjelo ir a la fuente correcta, donde la verdad más pura refrescará a todo el que la desee.

La razón por la que hay tanta oscuridad entre las personas, que las falsas enseñanzas podían difundirse, se debe solo a la tibieza de las personas hacia la verdad, porque está disponible para todo el mundo y es accesible para cada uno que solo desea seriamente la verdad. Pero solo hay pocos que buscan penetrar en Mi plan eterno de Salvación... pero para ellos todo es evidente, y la luz más brillante brilla para ellos, porque la luz de la Eternidad Misma se enciende a todos los que quieren escapar de las tinieblas...

amén

Traducido por: Hans-Dieter Heise

Este comunicación no se menciona en ninguna folleto temático.

Descargas

Descargar cotizaciones para libro _book
 ePub  
 Kindle  
  Más descargas

Este Comunicación

 descargar como MP3  
Vista de impresión
 Manuscritos