5617 La Casa paterna y la bienaventuranza - La Patria verdadera

9 de marzo de 1953: Libro 62

Vosotros entraréis en Mi Casa paterna, allí permaneceréis por una eternidad, allí donde una vez os puse para obrar en la mayor dicha. Pero entonces podréis mirar a vuestro Dios y Padre de la Eternidad en Jesucristo. Yo Mismo estaré entre vosotros y vuestra bienaventuranza será y permanecerá siendo sin límites, pues la Gloria en Mi Reino no tiene fin.

Lo que vosotros hombres podéis alcanzar en la tierra, es tan inconcebible y grandioso que no aspiraríais ninguna otra cosa más en la tierra, si esa Gloria os fuese imaginable.

Mas sin ese conocimiento tenéis por eso que aspirar a Mi Reino, en libre voluntad tenéis que regresar a vuestra Casa paterna, porque entonces es vuestro destino la gloria, la cual tiene como condición previa, que el ser haya llegado voluntariamente a la perfección.

Esa gloria os es una vez cierta, segura; sin embargo, está dejado a vuestro propio criterio, cuanto tiempo queréis demorar aún, vuestro regreso a Casa del Padre, vosotros mismos determináis el tiempo, y él puede haber transcurrido ya en la muerte de vuestro cuerpo y os haya aportado la perfección en esta tierra. Yo os espero a todos y para todos vosotros tengo Yo ya la morada dispuesta.

Sentiros afectados, vosotros, de estas Mis Palabras, sentiros seriamente animados a aspirar a ella, a venir a Mi en Mi Reino, imaginaros lo más maravilloso y no tendréis sin embargo, una imágen justa ni aproximada de aquello que Yo tengo preparado para los Míos, para los hombres que me aman a Mí con todo el corazón y toda el alma.

Y todo eso podéis alcanzar observando tan sólo Mis Preceptos, de amarme a Mí y amando al prójimo. Formaros así solamente, por medio de un amor desinteresado al prójimo, que os pueda acoger el Reino espiritual con su Luz, sin que perezcáis.

Entonces podéis instalaros en vuestra Casa paterna, entonces Yo Mismo salgo a vuestro encuentro, y os llevo al encuentro de todas las maravillas y en Mi Cercanía estáis atravesados con profusión de Mi Amor, seréis indescriptiblemente bienaventurados y seguiréis siéndolo por toda eternidad.

Amén

Traducido por: Pilar Coors

Este comunicación no se menciona en ninguna folleto temático.

Descargas

Descargar cotizaciones para libro _book
 ePub  
 Kindle  
  Más descargas

Este Comunicación

 descargar como MP3  
Vista de impresión
 Manuscritos