5444 El hombre *amoroso* no puede negar a Dios por convicción....

21 de julio de 1952: Libro 60

Lo que habéis hecho a los que están en necesidad, Me lo hicisteis a Mi. Tan pronto como el amor os impulsa a ayudar a vuestro semejante en la necesidad espiritual y en la necesidad terrenal, también Me amáis a Mí, porque el amor lo abarca todo, por lo que ya no podéis excluirme, Quien Yo Mismo soy el amor eterno, si sentéis amor dentro de vosotros. No importa a quien dirijáis el amor, el amor siempre sigue siendo algo divino, siempre es un signo del acercamiento al amor eterno.

Por lo tanto, acepto cualquier obra de amor como hecho para Mí y devuelvo el amor en mayor medida, por lo que la voluntad de amar se aumentará cada vez más, hasta que la esencia misma del hombre se haya convertido en amor. Por lo tanto, una persona amorosa no puede negarme como amor eterno, si se le pregunta seriamente si cree en un Dios, Quien es amor en Sí Mismo.

Pero no puede hacerlo con convicción si existe la posibilidad de que él mismo no se haya puesto esta pregunta en toda seriedad, por lo que sin pensarlo niega una Deidad Eterna para oponerse....

Entonces podría creer si quisiera, pero falta la voluntad que tendría como consecuencia una confrontación con este problema. Poder creer presupone la voluntad de creer, tan pronto como la voluntad esté, las preocupaciones anteriores se derriten inmediatamente cuando se ocupa mentalmente con una enseñanza que debe ser aceptada y que también puede ser aceptada con buena voluntad. La objeción “no puede creer” es una mentira porque entonces la voluntad de creer aún no existe.

Una persona amorosa puede llegar fácilmente la convicción, ya que la fe emana del amor; por otro lado, es difícil para una persona completamente sin amor obtener esta creencia y, por lo tanto, el amor debe practicarse de antemano si existe la voluntad de creer, pero esto rara vez será el caso en una persona sin amor. Pero sin fe no hay felicidad, porque Yo no puedo entregarme a un hombre y abrirle Mis glorias si no Me reconoce, es decir, que él crea en Mi como un ser amoroso, extremadamente sabio y todopoderoso.

El reconocimiento de Mí Mismo Me motiva a dar inconmensurablemente y preparo a las almas una gloria sin precedentes, pero solo pueden tomar posesión creyendo en Mi.... pero Yo no Me niego al hombre, sino él mismo no acepta nada de Mí, ya que no Me acepta a Mí, porque niega Mi existencia. Yo tampoco doy por perdido al alma más incrédula y trato de darme a conocer a ella.... una vez también Yo lo conseguiré, un día incluso el alma más incrédula sabrá que hay un Ser a Quien debe su existencia, y un día también reconocerá Su perfección y anhelará Su amor. Entonces ella misma será capaz de amar y dispuesto a amar, y luego podrá creer firme e indudablemente y acercarse a Mi en esta creencia; ella Me anhelará y también encontrará satisfacción, vendrá a Mi voluntariamente y la llevaré, porque ahora ella Me ama y cree en Mí....

Amén

Traducido por: Meinhard Füssel

Este comunicación no se menciona en ninguna folleto temático.

Descargas

Descargar cotizaciones para libro _book
 ePub  
 Kindle  
  Más descargas

Este Comunicación

 descargar como MP3  
Vista de impresión
 Manuscritos