5433 Fin prematuro de la vida....

9 de julio de 1952: Libro 60

Todavía tengo que mostrar una gran misericordia y donar muchas gracias para salvar a las personas de la última caída.... tengo que poner un fin prematuro a la vida de muchas personas y acercarme a muchas personas de una manera inusual, de lo contrario, estarían a merced de aquel, quien quiere arruinarlas. Tendrá lugar un gran lamento en la tierra, porque las personas que aún están vivas no saben que es un acto de gracia de Mi parte cuando acabo con la vida de aquellos, por los que lloran; no saben que deberían agradecerme, porque en amor misericordioso hago una obra de amor por ellos, no saben que pronto se acabará el tiempo, que se les concede todavía....

Pero yo sé de cada impulso humano, Yo sé dónde todavía existe la posibilidad de poder madurar en el reino del más allá, que entonces ya no sería posible en la tierra, sino que ciertamente se produciría una caída en las profundidades, si dejaría a esas personas con vida. Creedlo, vosotros los humanos, que lucho por vuestras almas con amor y paciencia, creedlo, que no condeno, sino que trato de salvar hasta el final, y que Yo sé muy bien qué persona está en peligro de perderse, si no le tiro el último ancla de salvación a él.... la muerte corporal, para poder despertar a la vida todavía en el reino espiritual....

Mi amor nunca cesa, y cuanto mayor es la necesidad espiritual de Mis hijos en la tierra, más aparece Mi amor y misericordia, incluso si vosotros los humanos no lo reconocéis. No quiero vuestra caída, Yo quiero vuestro ascenso, no quiero que os hundáis en la oscuridad, pero quiero que entréis en alturas despejadas, y lo que todavía puedo hacer por vosotros y vuestra vida eterna, de verdad lo hago en el tiempo hasta el final, aunque os parezca una crueldad porque no sabéis de la profundidad de Mi amor, que abraza a todas Mis criaturas. No os dejaré con Mi oponente sin luchar, pero solo puedo enfrentarme a él con amor y por eso también llamaros fuera de la vida por amor, si solo tenéis que esperar la muerte en la tierra, la muerte espiritual que es tan terrible, que tengo piedad y quiero salvaros de ella.

Vosotros los humanos podréis experimentar Mi gracia y misericordia hasta el final, pero donde Me enfrento a puros diablos, Mi gracia y misericordia también son rechazadas, y entonces ellos crean su suerte para sí mismos, porque si les llamo a esas personas prematuramente fuera de la vida, tampoco les sería posible ningún ascenso en el reino espiritual, porque constantemente se afanan hacia las profundidades y tendrían que recorrer una vez más el camino del destierro, el camino a través de la dura materia, que siempre será la estada de lo espiritual completamente endurecido y que necesita un tiempo infinitamente largo hasta que su resistencia se haya roto y pueda luchar hacia arriba de nuevo. Esta es irrevocablemente la suerte de aquellos que fracasan en la tierra, y es por eso que Mi misericordia y gracia quieren tratar de protegeros a vosotros los humanos de esta suerte.... es por eso que mucho sufrimiento y dificultades todavía irán sobre la tierra antes de que haya llegado el fin....

Amén

Traducido por: Hans-Dieter Heise

Este comunicación no se menciona en ninguna folleto temático.

Descargas

Descargar cotizaciones para libro _book
 ePub  
 Kindle  
  Más descargas

Este Comunicación

 descargar como MP3  
Vista de impresión
 Manuscritos