5172 Vida terrenal – Apariencia de vida....

17 de julio de 1951: Libro 58

La vida terrenal es solo una existencia falsa. Una vez que vosotros los humanos llegáis a esta realización, habéis alcanzado el nivel en el que estáis subiendo. Entonces vivéis conscientemente, luego trabajáis hacia la vida, que es la existencia real, que comienza entonces cuando tu cuerpo, la cáscara material de tu alma, se cae y el alma ahora puede ascender libremente al reino mental. Todo lo que surge en la tierra ante vuestros ojos, todo lo que es visible para vosotros, es solo por un corto espacio de tiempo sustancial mental formada, que como materia debe cumplir su propósito en la tierra, para permitir la maduración mental. Y la vida terrenal en sí misma es solo una función puramente física, siempre y cuando el alma en vosotros aún no tenga conocimiento ninguno de lo que era, es y debería ser....

Si el alma no obtiene este conocimiento en la vida terrenal, entonces cree más en la realidad de la vida, considerando que la vida terrenal es significativa por sí misma y, por lo tanto, buscará vivir en la tierra durante mucho tiempo y bien; Y solo en el momento del reconocimiento se desvanece este deseo, porque entonces la vida verdadera toma conciencia y la vida terrenal desvanece en el mismo momento en que la vida real gana valor. Solo entonces puede distinguir la apariencia y la realidad, solo entonces vive conscientemente....

Se le ha dado vida para que pueda demostrar su voluntad en una apariencia de existencia, para que pueda operar en un cierto estado de fuerza, donde pueda usar la fuerza vital, de una manera que agrade a Dios, y así adquirir un derecho, para recibir fuerza en abundancia en la vida real y utilizarla en el sentido que Dios quiere. Así que ella tiene que tomar una vida de prueba antes, para demostrar que es adecuada para recepción de fuerza sin medida. Ya que la utilización de esta fuerza significa ya la vida real, donde el alma puede ser creativamente activa y también tiene un efecto redentor a gran escala. Por el fracaso en la vida de la tierra, debido al uso incorrecto de la fuerza vital a su disposición, pierde el suministro de energía en la vida real, que usaría entonces también erróneamente, si fluyera incondicionalmente hacia ella.

Debe haber alcanzado un cierto grado de madurez en la vida terrenal, lo que ahora lo hace adecuado como un receptor de fuerza y un usuario en el reino mental. Y para eso, se le ha dado la existencia en la tierra. Pero sobre todo esto se ve como un fin en sí mismo, no como un medio para un fin y luego se usa incorrectamente.... Y es considerado como lo único-deseable, aunque cada hombre sabe que él mismo no puede alargarse esta vida ni por un solo día cuando su hora ha llegado. Y eso es precisamente lo que debería hacer que se dé cuenta de la inutilidad y la transitoriedad de lo que le parece muy importante. Como una persona inteligente tendría que cuidar el “después” y no estar satisfecho con las cosas que están sujetas a la ley de transitoriedad.

La vida terrenal es solo una vida ilusoria, algo prestado que puede tomarse de nuevo a cualquier hora.... Pero el hombre debe mantener bien los bienes prestados, debe usarlo para que genere un gran interés, pero no material terrenal, pero la riqueza mental debe adquirirse con ellos, entonces la energía vital se usa correctamente y la vida de prueba se revive con éxito, y entonces el hombre es apto para la vida mental, para la vida real, la vida que dura para siempre....

Amén

Traducido por: Hans-Dieter Heise

Este comunicación no se menciona en ninguna folleto temático.

Descargas

Descargar cotizaciones para libro _book
 ePub  
 Kindle  
  Más descargas

Este Comunicación

 descargar como MP3  
Vista de impresión
 Manuscritos