5032 Espiritismo... Verdad... Error...

3 de enero de 1951: Libro 57

Vuestro pensamiento es correcto en tanto que queráis pensar correctamente para acercaros a Mí, porque en cuanto vuestra voluntad está destinada a Mí, ya os estáis moviendo en la verdad y no necesitáis temer ningún error, porque vosotros también reconozcáis inmediatamente esto como error. Cualquiera que se entregue conscientemente a Mi guía también puede estar seguro de que lo guiaré correctamente, por lo tanto, nunca en detrimento de su alma. Sin embargo, el progreso espiritual también incluye el conocimiento correcto, es decir, la capacidad de hacer un juicio correcto. Para ahora agudizar esta capacidad, a los hombres también se les deben presentar fenómenos negativos, sobre los cuales deben usar su capacidad de usar. Porque no todo es bueno lo que se entrega a esta apariencia.

Es necesario un examen serio de todo lo que ha de venir de lo alto precisamente en el último tiempo, porque las fuerzas del bien y del mal quieren participar en la transformación del hombre y comprensiblemente estas últimas aparecen camufladas, como seres de luz, donde las personas débiles o crédulas toman sus declaraciones. Pero estas personas débiles siempre están asociadas con buenas personas que tienen una fe fuerte, que tienen un sentimiento especial por las afluencias desde abajo y, por lo tanto, reducen el efecto de la fuerza opositora, si no la eliminan por completo. Y es por eso que reúno a las personas que se han conectado al esfuerzo espiritual con los seres del reino espiritual, para que uno siempre sirva al otro para la instrucción. Pero cada persona que pregunte por Mí, le prometo Mi máxima protección, incluso contra las fuerzas de las tinieblas.

Y así, las personas pueden ser descarriadas que solo están impulsadas por un deseo puramente terrenal de beneficiarse de la conexión con el mundo espiritual, para beneficiar su cuerpo, lo que por lo tanto no provoca un esfuerzo espiritual, sino solo curiosidad para citar el mundo de los espíritus. Porque ellos se hartarán de oír hablar de errores fuertes, sin poder protegerse contra ellos, porque la protección sólo está garantizada por lo actitud más íntima del ser humano, el esfuerzo a Mí. y así, cada uno debería examinarse a sí mismo hasta qué punto busca la salvación de su alma y qué tipo de curiosidad tiene... Y entonces podrá responder por sí mismo si y hasta qué punto está en la verdad y si su pensar es correcto...

amén

Traducido por: Hans-Dieter Heise

Este comunicación no se menciona en ninguna folleto temático.

Descargas

Descargar cotizaciones para libro _book
 ePub  
 Kindle  
  Más descargas

Este Comunicación

 descargar como MP3  
Vista de impresión
 Manuscritos