4953 Gracia...

20 de agosto de 1950: Libro 56

Quien ha experimentado la gracia de Dios en sí mismo, debe cuidar también de que los demás lo posean, y esto ya es señal de que ha hecho efecto en Él. Por lo tanto, el ser humano debe ayudar a sus semejantes, como también fue ayudado en los problemas espirituales así como en los terrenales. La ayuda en los problemas terrenales es una obra de amor al prójimo desinteresado y, al mismo tiempo, un medio seguro de obtener un tesoro de gracia, y la persona luego usa esto nuevamente para ayudar en los problemas espirituales. Dios da Su gracia a los humildes. El hombre humilde sirve a su prójimo, y así servir al prójimo es siempre el camino que conduce a la fuente inagotable de la gracia de Dios.

La gracia de Dios es la expresión de Su amor y misericordia, es un don para que lo débil que ha caído se levanta hacia Él, es también un medio para resistir toda clase de tentaciones, es la fuente de la fuerza que brota de la misericordia divina, que está inmerecidamente a disposición de las personas, de la que pueden tomar y usar según su propia voluntad.

El hombre que recibe la gracia en exceso que la adquiere a través de su actividad amorosa. Pero también fluye hacia la persona sin amor, solo que generalmente permanece ineficaz porque ella no le presta atención. Así que el hombre puede aceptar o rechazar un regalo que se le ofrece, pero también puede adquirir un tesoro, es decir, lo que recibe como regalo, multiplicarlo por mil por su propia voluntad, es decir, sirviendo a la caridad.

Gracia es todo lo que Dios da al hombre para que se salve. Todos los medios de Salvación son medios de gracia porque es un acto de gracia de inconmensurable importancia si Dios ayuda a los que se han apostado de Él a llegar a la altura nuevamente, lo que nunca podrían alcanzar por sus propias fuerzas. El amor y la misericordia infinitos de Dios dan fuerza al caído, pero no la imponen, sino que la hacen depender de su voluntad para aceptarla o rechazarla.

Por lo tanto, todo es gracia lo que promueve el desarrollo ascendente de lo espiritual, solo que la gracia en las etapas preliminares no puede ser rechazada, mientras que el espíritu encarnado como ser humano es libre de usarla o ignorarla. Y de esto se sigue que todo ser humano puede salvarse si lo quiere... porque cada uno puede también hacer uso de la gracia si lo quiere y nadie va de manos vacías mientras permanezca en la tierra como ser humano. Pero no se impone ninguna compulsión a su voluntad, de lo contrario la gracia de Dios obraría sobre todo ser humano, pero esto no sería un libre desarrollo ascendente y por lo tanto la perfección espiritual sería imposible, pero que es la meta final de todo lo que se hizo imperfecto en el libre albedrío y, por lo tanto, tampoco está feliz, mientras no use la gracia de Dios..._>amén

Traducido por: Hans-Dieter Heise

Este comunicación no se menciona en ninguna folleto temático.

Descargas

Descargar cotizaciones para libro _book
 ePub  
 Kindle  
  Más descargas

Este Comunicación

 descargar como MP3  
Vista de impresión
 Manuscritos