0780 Sentido de la vida.... Fe y amor....

18 de febrero de 1939: Libro 16

Quien se esfuerza por cumplir la voluntad de Dios ha captado plenamente el sentido de la vida. Quien se reconoce a sí mismo como la criatura del Padre en el cielo, sabe también, que el Padre le ha encomendado una tarea para su existencia terrenal; sabe que debe hacer todo lo que la sabiduría del Padre ha decidido, y ahora naturalmente se someterá a la voluntad divina y se esforzará por cumplir cada mandamiento del Padre. Si ahora pone en primer plano el cumplimiento de los mandamientos divinos, entonces también ha captado completamente el significado de la vida, y su vida terrenal verdaderamente no estará exenta de éxitos por la eternidad.

Ahora el grado de amor por el Padre también siempre determinará la seriedad del esfuerzo por la perfección; quien se abre en el amor de Dios, cumplirá con alegría y ganas todos los mandamientos, y por eso también ese hijo terrenal será agarrado por la mano del Padre y arrastrado hacia arriba por Su amor. En el reconocimiento de su propio destino en la tierra también radica la fe. El ser humano primero debe creer en un Creador, en Su amor, sabiduría y la omnipotencia y reconocerse uno mismo como Su producto, entonces también comprenderá el sentido de la vida y, dado que él cree, también esforzarse por vivir plenamente de acuerdo con el propósito.

Y así, la consecuencia natural de este conocimiento es que mira siempre toda su vida, sus pensamientos y acciones a la luz de este conocimiento y se esfuerza por hacer lo que es la voluntad de Dios. Porque el mismo se reconoce como hijo del Padre en el cielo, y si ahora todas las acciones humanas se fundan en el puro amor a Dios, se establece una relación íntima con el Padre.... ha renacido a la nueva vida.... a la vida espiritual en medio del ambiente material.... Ahora busca y encuentra a su Salvador y Redentor en todas partes, se libera del poder del mal en virtud del amor por el Salvador, y así la vida en la tierra con su actividad terrenal es solo la vida sin importancia, la vida autocumplida que acompaña a la existencia verdadera. El hombre se esforzará con toda su voluntad por la mayor perfección posible.... según la más celosa obediencia a los mandamientos divinos, y su celo ya será bendito en la tierra cuando el Padre cuide mucho a Su hijo, principalmente en lo espiritual.... pero tampoco lo deje morir de hambre en la tierra, en cuanto sea útil para la salvación del alma.

Y así, solo aquellas son capaces de captar realmente el significado de la vida para quienes las necesidades terrenales parecen triviales y sin importancia.... que voluntariamente y de buena gana son capaces de separarse de la materia, y para quienes el salvador divino es el epítome de todo anhelo de amor. Porque la relación íntima, la entrega al Señor, hará comprender al hombre el verdadero sentido de la vida.... Sin uno, tampoco será posible captar lo otro.... sólo entonces será capaz de trabajar realmente de manera significativa en esta tierra, que siempre tiene en mente la vida en la eternidad como objetivo.

Cualquier que esté demasiado atraído y dominado por la materia, todavía volverá su amor a muchas cosas antes de que sea única y exclusivamente para el salvador divino.... y mientras esto, el esfuerzo hacia arriba.... entrar en Su voluntad y cumplir Sus mandamientos será un concepto vacío para la gente, porque solo el amor a Cristo nos hace comprensible todo esto. Por eso el hijo en la tierra se hace siempre suyo al Padre Que está en los cielos.... se entrega a Él con toda su voluntad una vez que haya reconocido correctamente el sentido de la vida en la tierra, que se funda en la fe y en el amor a Jesucristo, el Redentor del mundo....

amén

Traducido por: Hans-Dieter Heise

Este comunicación no se menciona en ninguna folleto temático.

Descargas

Descargar cotizaciones para libro _book
 ePub  
 Kindle  
  Más descargas

Este Comunicación

 descargar como MP3  
Vista de impresión
 Manuscritos