0703 Estado de paz en la tierra depende del estado mental....

9 de diciembre de 1938: Libro 15

La paz que algún día deberá hacer feliz a la tierra estará muy lejos todavía. Demasiados demonios todavía intervienen en los eventos mundiales, que encuentran en la actitud mental de la gente un apoyo demasiado grande, por lo que una revolución en la vida terrenal solo se notará cuando los sentidos y las aspiraciones de la humanidad se vuelven de nuevo hacia la experiencia espiritual .... Y, por lo tanto, las promesas del Señor sólo se aplicarán al tiempo terrestre cuando la fe de los hijos terrenales en Él cobre vida en el corazón.

Todo lo espiritual no va con el mundo, por así decirlo, sino al lado del mundo .... Sólo uno u otro puede dominar completamente al hombre, y el mundo perderá en la misma medida en que gana la fe. Si la balanza de lo espiritual tendrá la preponderancia, la paz también hará feliz a la tierra, y toda esta miseria terrenal llegará a su fin.

Pero el anhelo de la humanidad todavía está muy lejos de esto. El deseo mundano los mantiene en lazos firmes, solo siempre se sacrifica a esto, y casi todos los intereses solo están dirigidos a los placeres terrenales. El camino ancho y transitable que conduce a la ruina del alma y a la perdición se prefiere al camino angosto, que probablemente esté lleno de espinas, pero ciertamente conduce a la meta.... a la vida eterna en todo su esplendor y gloria. Y antes de que no cambien los esfuerzos y los pensamientos de las personas, antes de que su pensamiento no se vuelva más profundo y más interno, los acontecimientos mundiales tampoco pueden cambiar, porque las personas mismas lo forman a través de su voluntad. Mientras que su amor solo está dirigido a la satisfacción del cuerpo, tanto tiempo también obtengan el suministro de fuerza para sus almas del mundo espiritual materialista, y esto solo tiene como consecuencia un aumento de los placeres mundanos, pero jamás una disminución de los mismos.

Por otro lado, la fuerza para el bien aumentará enormemente si el amor del hombre no es por sí mismo, sino por los semejantes y, por lo tanto, nuevamente por el Creador que todo lo mantiene.... Todo apoyo que ahora se dirige a los semejantes es una energía espiritual buena que siempre aumenta el deseo por lo espiritual y tiene como consecuencia una espiritualización segura del pensamiento humano. Por lo tanto, son las personas mismas las que transforman los acontecimientos mundiales y, por lo tanto, también portadores del espíritu de paz cuando socavan su inclinación hacia el mundo y buscan su realización en la experiencia y la perfección espiritual.

Entonces un estado de paz hará feliz a la tierra.... No habrá discordia ni envidia entre los pueblos.... Nadie intentará menoscabar el bien del otro, sino que siempre lo compartirá con el otro, y una vida amorosa el uno para el otro ayudará para el mayor desarrollo del espíritu. Porque el mundo es parte del poder oscuro.... Quien lo anhela, también se entrega a este poder, pero quien lo detesta será acogido del mundo espiritual bendito y puede entregarse continuamente a este mientras recibe fuerza.

Y así, el estado de paz será extremadamente feliz para los niños terrenales que ha renunciado por completo al deseo por el mundo y se han vuelto completamente hacia lo espiritual. pero solo aquel que ha reconocido esto puede participar en la cooperación para traer la paz eterna al mundo.

Amén

Traducido por: Hans-Dieter Heise

Este comunicación no se menciona en ninguna folleto temático.

Descargas

Descargar cotizaciones para libro _book


  Más descargas

Este Comunicación
Escuchar
descargar como MP3
Vista de impresión