0563 Felicidad terrenal y del otro mundo.... Esferas de Luz.... Mirando hacia adentro .... Guerra....

31. 8. 1938: Libro 12

Apartaros con todas vuestras fuerzas de las alegrías terrenales y permaneced en Mi amor.... Esto os reemplazará mil veces más de lo que renunciasteis por Mí. Y así la paz celestial se desplegará en vosotros.... En Mi amor encontrarais toda la felicidad en la tierra y estaréis indisolublemente unidos a Mí. Dejad que este sea vuestro principio de que renunciáis a todo por Mí, entonces recibiréis infinitamente más de lo que habéis renunciado, porque si os refresco, entonces vuestro deseo realmente ya no pide nada más.... Y necesitáis mucho refresco por vuestra Salvación.... no conocéis las alegrías del cielo y, por lo tanto, no sabéis apreciar el valor de Mis promesas, pero os complaceréis en una dicha indescriptible si seguéis Mis Palabras....

¿Qué os ofrece el mundo, por otro lado?.... Solo bienes falsos y suerte falsa.... Pero la verdadera felicidad está solo Conmigo, Quien os ha creado.... Solo necesitáis saber que os estáis creando ese estado de felicidad de una duración ilimitado vosotros mismos.... sin fin.... que siempre sentiréis el mismo deseo por ello y este deseo siempre será satisfecho una y otra vez a través de Mi amor.... y que vosotros no podréis imaginar y evaluar tales cosas en la tierra, pero será deseado por vosotros en la eternidad.

Este cumplimiento de vuestro anhelo es incomparable, y para poder lograr esto tenéis que soportar la vida terrenal con todo dolor y sufrimiento.... Y para haceros accesible ese estado bienaventurado de felicidad Mi amor sigue esforzándose, porque la gloria de Dios ha existido y sigue existiendo para siempre. Cuanto más íntimamente puede sentir un ser terrenal por Su Creador.... cuanto mayor sea el amor del hijo terrenal por el Padre celestial, más variada se desarrolla la experiencia en lo espiritual en la tierra.

El hombre ya reside en la tierra en las esferas de luz, si tiene amor por el divino Salvador y si el amor se ha encendido al resplandor más alto, entonces el Señor está en la apariencia más plena de luz en el corazón.... mirar hacia dentro deja brillar Su imagen, y de un corazón desbordado se eleva una oración sincera al Padre, Que se ocupa tan intensamente de Su hijo. Mira, hija Mía.... Compara una vez ese tiempo de Mi caminar en la tierra con los esfuerzos del tiempo presente.... Todo lo que se opuso a Mi enseñanza en aquel momento provenía del reino de las tinieblas.

Aquellas personas que aceptaron Mi Palabra ciertamente estuvieron extremadamente dispuestas, pero fue solo una pequeña parte en relación con aquellos que rechazaron Mi Palabra. Sin embargo, en los años posteriores, ciertamente aumentó el número de Mis supuestos seguidores, pero estos seguidores no eran Mis verdaderos discípulos.... Habían preparado algo de acuerdo con Mi enseñanza, y guerras y guerras surgieron sobre esta enseñanza en los siglos siguientes. Una cierta lucha por Mi Palabra siempre fue la causa, y esa ya no podía ser la enseñanza correcta establecida por Mí, por la cual surgió un derramamiento de sangre entre la humanidad.

Los siglos avanzados, sin embargo, se cansaron de la fe.... Y pronto también dejaron de reconocer está enseñanza como la puramente divina, pero se alejaron cada vez más de la fe verdadera en vez de aceptar Mi Palabra pura, la que siempre fue dada a la gente según Mi voluntad. Pero para guiar a la humanidad en el camino correcto del reconocimiento, debe llegar de nuevo un gran impacto para las religiones enteras res. de las enseñanzas representadas en la tierra, que se supone que son Mi obra.... y este impacto debería llevar ahora a la humanidad a preguntarse seriamente qué exige la Deidad de ella.

Así que de nuevo debe surgir Mi enseñanza entre los hombres, y está no será confirmada por ninguna guerra o algo similar, tampoco ninguna religión luchará contra la otra, sino solamente esto será decisivo, si la gente quiere reconocer a Jesucristo como Redentor del mundo y aceptar Su enseñanza como única verdad o si tienen la intención de desterrar toda la verdad en el reino de la leyenda y renunciar a toda creencia en el Redentor. Pero esto nunca será un objeto de disputa que podría conducir a una guerra. El ejemplo vivo de estas Palabras Mías es, de todos modos, la lucha largamente preparada contra toda creencia, que se libra en todas partes, pero que se decidirá solamente en el corazón de las personas.... Todos cumplirán exteriormente la voluntad que proclama el poder terrenal....

Pero lucho por vuestros corazones.... No quiero la creencia externa.... Quiero la experiencia interior más profunda y vuestra verdadera devoción hacia Mí.... Esta lucha debe pelearse en el corazón y nunca se relacionará con eventos mundanos, sino que solamente por la aceptación de Mi pura Palabra o su rechazo. Ahora el mundo se ha enredado demasiado en los intereses terrenales materiales y solo organizará una guerra en torno a esos intereses, pero la cuestión de la Deidad eterna nunca inducirá a empezar una guerra. La gente de hoy en día está tan alejada de una experiencia espiritual que no convertirían tal cosa en el centro de un fuego mundial, por otro lado, los intereses materiales son extremadamente predominantes y solo estos pueden ser la causa de unas hostilidades.

Entonces esas predicciones (Jn.16, 89) se refieren esencialmente a las guerras que surgen por causas espirituales y una eliminación no será posible hasta que toda la humanidad haya entrado en un estado más espiritual, que entonces garantiza también una actitud mental completamente diferente. Todos los fenómenos de la actualidad, sin embargo, apuntan a una desespiritualidad de la humanidad, y el estado de paz que abraza a toda la tierra aún estará muy lejos. Esas cosas, hija Mia, deben devolverte la paz interior y debes aceptar las Palabras con plena fe.... Como pura verdad y entregadas con amor.... Porque la luz debe llegar a vosotros, si la pidáis....

Amén

Este comunicación no se menciona en ninguna folleto temático.

Descargas

Descargar cotizaciones para libro _book
 ePub  
 Kindle  
  Más descargas

Este Comunicación
Escuchar
descargar como MP3
Vista de impresión
 Manuscritos