4000 El contenido de la Biblia - Doctrina del Amor

16 de marzo de 1947: Libro 49

Del espíritu que está en vosotros tenéis que aprender, porque de lo contrario os quedaréis sin comprenderlo. Pero vuestro espíritu sólo puede entrar en actividad si vivís en el ámbito del Amor.

Por eso mi Misión como hombre en la Tierra ante todo consistió en la transmisión de la Doctrina divina del Amor, porque esta -si el hombre cumplía con ella- tenía que transformarle de manera que el espíritu pudiese entrar en actividad, preparándole de esta manera para enseñanzas subsecuentes.

Sin embargo, en los tiempos de mi camino por la Tierra los hombres ya se habían apartado tanto del Amor que, otra vez de nuevo y más seriamente, hacía falta llamarles la atención sobre las consecuencias de su falta de amor, y sólo quedaban muy pocos hombres a los que Yo podía introducir en un saber más profundo.

No sería sabio por mi parte si transmitiera este saber globalmente a todos los hombres, porque sin el amor sería un saber muerto que no serviría para nada. Por esta razón, conforme a mi Voluntad, las anotaciones de mis discípulos quedaron conservadas de una forma que, aunque se eche en falta una sabiduría algo más profunda, sí contienen la Doctrina del Amor. Y aquel que hace caso de esta y realmente aspira a una sabiduría más profunda, esta le será concedida.

Yo mismo, en mis tiempos en la Tierra, divulgué un saber abundante - pero Yo conocía los corazones de mis oyentes, los niveles de su amor y de su voluntad, y estaba al tanto de sus conocimientos respecto a Mí.... unos conocimientos que los indujeron a aceptar el saber ofrecido como auténtica Verdad.

Después de mi Ascensión a los Cielos, al derramar mi Espíritu sobre mis discípulos, les di la facultad de retransmitir a sus prójimos todo lo que recibían por el Espíritu; de esta manera también estuvieron bien atendidos todos aquellos a los que los discípulos enseñaron el Evangelio. Pero como para que pudieran volverse conscientes de un profundo saber espiritual y para disfrutar de su bendición siempre hubo la condición previa de que tenían que vivir una vida en el ámbito del Amor, precisamente por ello encargué a mis discípulos que anotasen la §§ley del Amor§§.... para que esta fuera mantenida tal como Yo la enseñé en mis tiempos en la Tierra.

También mi modo ejemplar de vida formó parte de las anotaciones de mis discípulos que -como obras póstumas- quedaron para la posteridad. Si estos escritos carecen de una Sabiduría más profunda es porque así fue mi Voluntad. Porque aquel que quiere volverse sabio por medio del Libro -que, por supuesto, contiene mi Palabra- si no está llevado por el amor, todo lo adquirido no le servirá para nada porque la espiritualidad es una Luz que se enciende mediante el amor - una Luz que sólo puede irradiar con plena intensidad si el espíritu en el hombre está despierto y todo él está iluminado desde su interior.

Un saber retransmitido sistemáticamente sólo tiene valor si el hombre puede examinar y §§asimilarlo§§ para que se vuelva propiedad mental de él - para lo que siempre hará falta la asistencia del espíritu....

Con lo que es de fácil comprensión que en la Tierra Yo mismo como también en las anotaciones que fueron hechos conforme a mi Voluntad, siempre enseñé el Amor; y que de todas las leyes la del Amor siempre tiene que ser presentada a los hombres como la más importante. Por eso consta que el ser humano nunca puede ser advertido en demasía por hacer caso a esta ley para llegar a su madurez espiritual.

Pues, todo saber subsiguiente será el resultado de una vida en el ámbito del Amor y será proporcionado a cada hombre según le convenga. Porque una vez que su espíritu haya entrado en actividad, el hombre podrá recibir un saber ilimitado porque él mismo determinará el grado de sabiduría en el que quiere moverse. De modo que no hace falta que busque el saber en libros porque le será ofrecido directamente del Reino espiritual, como don.

Pero esto sólo lo comprenderá aquel que, tras la observancia de mi ley del Amor, en su interior haya despertado el espíritu - lo que nunca comprenderán aquellos que se mueven sin amor y que intentan sacar su saber de los libros. Porque esta especie de saber está muerta.... sólo el espíritu da la vida.... y sólo tras el §§amor§§ se llega a la plena comprensión....

Amén.

Traducido por: Pilar Coors

Este comunicación se menciona en los siguientes folletos temáticos:
Folleto temático Título Descargas
152 Jesu Christo ePub   PDF   Kindle  
157 El evangelio del amor ePub   PDF   Kindle  

Descargas

Descargar cotizaciones para libro _book
 ePub  
 Kindle  
  Más descargas

Este Comunicación

 descargar como MP3  
Vista de impresión
 Manuscritos