3599 Orden divino.... desorden.... Caos es voluntad humana....

11 de noviembre de 1945: Libro 46

Y esa es la ley divina de que en un transcurso de una época de redención todo se desarrolla arriba hasta la última etapa, que lo espiritual tiene que cubrir como ser humano. En consecuencia, no puede haber desorden, ni caos, ni destrucción por la voluntad divina en todas las etapas preliminares, sino que todo se desarrolla en una regularidad, tanto el surgimiento y la desaparición de las obras de creación per se como la actividad de los seres vivos en la tierra, que aún no han llegado a la última etapa donde el ser puede actuar con libre albedrio y así también ignorar la ley divina, pero lo que siempre significa desorden, caos y decadencia.

Pero tan pronto como se elude la ley divina, así como se invalida el orden divino, se interrumpe un desarrollo ascendente. Y es por eso que la encarnación como ser humano es a menudo un estancamiento o declive en el desarrollo ascendente, porque ahora ya no es la voluntad de Dios, sino la voluntad del hombre mismo lo que determina. Pero el libre albedrio del hombre también forma parte de la ley divina, porque la esclavitud de la voluntad humana sería también una deficiencia que anularía el orden divino....

Si ahora hay un caos, una decadencia en la tierra, entonces la voluntad humana siempre ha estado activa y ha causado eso. Tal caos nunca debe considerarse como obra de Dios, porque cualquier destrucción interrumpe el desarrollo de lo espiritual en las etapas anteriores. Por otro lado, es diferente cuando la destrucción de creaciones divinas es el resultado de desastres naturales, es decir, las consecuencias de un proceso que no está establecido por los humanos, sino que tiene lugar con total independencia de la voluntad humana. Entonces, estas destrucciones tampoco deben considerarse espiritualmente como destrucciones, sino como una transformación o renovación de creaciones, que nuevamente sirven a lo espiritual para el desarrollo ascendente. Ante los ojos del pueblo es ciertamente una destrucción, pero también tiene su fundamento en la voluntad del pueblo, es decir, que el estancamiento o declive espiritual del hombre hace necesario tal proceso para cambiar la voluntad de aquellos.

Lo que dios hace se basa siempre en Su amor y nunca contradice y nunca contradice al orden divino, pero si los hombres anulan este orden demasiado obviamente, Dios triunfa, mostrándoles la debilidad de su propia voluntad, que no puede detener lo que Dios envía sobre los humanos. El propósito de su aparente obra de destrucción es que el ser humano se reintegre nuevamente al orden divino, que aprenda a reconocer que sólo eso es bueno lo que se realiza en la legalidad divina y es obedecido por el ser humano, y que toda contravención impide el desarrollo ascendente, es decir, que la vida como humano sigue sin tener éxito....

Sólo asciende lo que se mueve en el orden divino, y por eso la ley de Dios debe cumplirse inevitablemente, el hombre tiene que adaptarse a ella, observarla y por tanto integrarse plena y completamente en la ley del orden, y eso por libre albedrio. Entonces él también se eleva hacia arriba y al final de su vida en la tierra puede dejar su forma corporal para entrar en el reino espiritual como un ser espiritual poderoso y libre, porque se ha sometido plena y completamente a la ley divina y esto también ahora en el reino espiritual significa una actividad en la misma voluntad de Dios.... una actividad en el amor y felicidad....

Amén

Traducido por: Hans-Dieter Heise

Este comunicación no se menciona en ninguna folleto temático.

Descargas

Descargar cotizaciones para libro _book
 ePub  
 Kindle  
  Más descargas

Este Comunicación

 descargar como MP3  
Vista de impresión
 Manuscritos