0893 Creaciones nuevas.... Leyes inalteradas de la naturaleza.... Sincronismo.... Ritmo ....

1 de mayo de 1939: Libro 18

No sabéis cuán grande es la creación de Dios.... Cuán indiscerniblemente extenso y diversificado el Señor de cielo y de la tierra ha creado esta creación y cómo siempre llegan a ella nuevas creaciones, llenando el espacio inanimado y todo calculando para un mayor desarrollo de los seres vivos. El propósito de toda creación es acercar lo mental hacia Dios, y eso lo seguirá siendo por toda la eternidad. Porque es la voluntad del Señor mantener lo que creó....

Lo que una vez emanó de Dios en plena perfección debe tener el mismo estado de luz para poder volver a su punto de partida. También debe haber vivido en cada fase de desarrollo, debe haber pasado por cada obra de creación para alguna vez poder crear las mismas formaciones de creación, ya que esta es la tarea de todos los seres de luz en la eternidad. Él hizo que esta meta dependiera de una cierta madurez mental y además el estado mental de su esfuerzo mental....

Y, por eso, cualquier creación solo sirve siempre al propósito de estimular el esfuerzo mental, y eso cada vez más, más atención se dedica a la creación y sus múltiples milagros. Quien pasa por ellos estúpidamente y ciegamente, cuya mente nunca puede ser despertada, porque todavía habita demasiado en el cuerpo y alma en esta tierra y no pregunta por el sentido y el final.... Pero quien contempla la creación divina y se da cuenta que siglos y milenos no llegan a provocar un cambio en las leyes de la naturaleza.... Quien deja que su mirada deambule por las variaciones infinitas de la creación divina y luego considera de nuevo que todo vive.... Entonces, en vista de este pensamiento, también tiene que surgir la pregunta para que sirve toda la vida en la tierra....

No puede responderse esta pregunta con frases huecas, si se toma en serio responder a la pregunta, sino debe seguirla, y al final solo puede responderla mentalmente a fondo.... Porque el curso del mundo permanece eternamente igual, las leyes de la naturaleza tampoco están sujetas a ningún cambio temporal, es y permanece, como lo fue desde la eternidad.... siempre en el mismo ritmo, en la misma regularidad de ley, y en sincronía inalterada, como lo es la voluntad del Creador de la eternidad.

Y los hombres en la tierra son impotentes frente a estas leyes. Pueden aprovechar fuerzas inexploradas, y en gran medida, pero de ninguna manera hacer que esta fuerza actué como les parezca, no pueden explotar involuntariamente una fuerza que no sea una determinada actividad por Dios a través de las leyes de la naturaleza; más bien, deben ajustarse exactamente a estas leyes de la naturaleza para que la fuerza no se expresa de una manera perjudicial. Y cada violación se castiga a sí misma, ya que cualquier incumplimiento de las leyes de la naturaleza lleva como consecuencia una destrucción de toda la materia, pero nunca una acumulación y multiplicación en el interés humano de todo lo que le parece visible y palpable.

El hombre ya es creativo en la tierra, pero siempre debe someterse al Creador divino y a Su voluntad en todas las acciones.... Por otro lado, su tarea en el más allá es formar continuamente nuevas formaciones en el conocimiento de las leyes de la creación y su utilidad a través de su voluntad, que, sin embargo, en el estado de luz corresponde completamente a la voluntad de Dios....

Amén

Traducido por: Hans-Dieter Heise

Este comunicación no se menciona en ninguna folleto temático.

Descargas

Descargar cotizaciones para libro _book
 ePub  
 Kindle  
  Más descargas

Este Comunicación

 descargar como MP3  
Vista de impresión
 Manuscritos