Origen: https://www.bertha-dudde.org/es/proclamation/0573

0573 Los pilares de un puente

06. Sep. 1938: Libro 12

Escucha la Palabra divina y prepárate para una comunicación que te llamará mucho la atención. Habrá un Reino eterno para vosotros, pero esto, por supuesto, no hay que entenderlo en sentido mundano. Toda la fuerza del universo, que sólo puede ser divina desde su origen, se unirá para una actividad extraordinaria, y habrá un puente desde el Más Allá a la Tierra que todos mis hijos pasarán para llegar a Mí. Colocaré los pilares allí donde el estado del espíritu sea suficientemente puro, y Yo mismo descenderé para permanecer siempre entre vosotros. Ya no falta mucho. Pero todavía ha de venir antes una época de aflicción para poner en claro quién está conmigo y quién me rechaza. Será una época de tribulación inimaginable y muchos de los que creen encontrarse en suelo firme, temblarán. Pero cuando el Señor del Cielo y de la Tierra atraviese este puente que le lleva a vosotros, entonces me podrán ver todos aquellos a quienes se lo prometí. Habrá legiones de ángeles de los Cielos que descenderán a la Tierra y procurarán traer la Luz a los hombres. Estas legiones de seres espirituales desencadenarán una gran tormenta, y todo ser que tenga la facultad de pensar será confundido por una conflagración mundial cuyo resultado será el caos espiritual. Los motivos de querella no tendrán fin. Por todas partes se desencadenarán luchas, porque ante las evidentes acciones de Dios muchos reaccionarán con admiración y otros con rechazo. Muchos que hasta entonces no habían hecho caso a las tendencias espirituales, empezarán a prestarles atención. Será la época de la madurez. Y bienaventurados serán aquellos que hayan sembrado a buena hora. En cuanto lleguen las legiones celestiales, empezará un nuevo tiempo, el tiempo de la Paz eterna.

Amén.